3 aspectos clave para elegir una silla a contramarcha que dure mucho tiempo

Viajar a contramarcha reduce hasta un 90% la probabilidad de sufrir lesiones graves en un accidente de coche. En Suecia, los niños viajan en sentido contrario a la marcha hasta aproximadamente los 6 años de edad y en España cada vez son más las voces, tanto de expertos en seguridad vial infantil como de organismos e instituciones, que recomiendan viajar de esta manera el máximo tiempo posible. En Axkid te contamos en qué aspectos debes fijarte especialmente al elegir tu silla para poder llevar a tu hijo a contramarcha el mayor tiempo posible.

Para encontrar la silla más adecuada en tu caso particular tendrás que fijarte en muchos factores: el peso, altura y edad de tu hijo, el tamaño de tu coche, tu presupuesto… Prestar, además, una atención especial a algunos aspectos clave te ayudará a elegir una silla que te permita mantener a tu hijo a contramarcha el máximo tiempo posible:

1. Peso máximo de la silla

A la hora de utilizar una silla de coche es imperativo respetar el rango de peso para el que está homologada y no superar nunca el límite máximo determinado por el fabricante. De lo contrario, la silla podría no soportar el esfuerzo en caso de accidente y podría romperse.

Por tanto, es importante que nos fijemos en el peso máximo que admite la silla, ya que será un factor que nos obligará a dejar de utilizarla cuando lo hayamos alcanzado. Actualmente existen sillas a contramarcha homologadas hasta 18 kg y hasta 25 kg. Estas últimas nos permitirán más tiempo de uso en relación al peso de nuestro hijo.

2. Respaldo alto

Además de por peso, los niños pueden agotar una silla a contramarcha por altura, si la cabeza o los hombros sobrepasan la altura máxima que admite la silla para garantizar la seguridad. Es muy importante respetar estos límites ya que superarlos expondría al niño a lesiones potenciales en caso de accidente.

Si la cabeza sobresale más allá del límite indicado por el fabricante, el niño corre el riesgo de sufrir una hiperextensión que dañe su columna cervical, así como el impacto directo con otros elementos del vehículo al quedar la cabeza fuera de la zona de protección del resposacabezas. Siempre debemos consultar este límite, ya que puede variar en función del diseño de la silla y el resposacabezas. Por ejemplo, el diseño específico de los modelos Axkid Minikid y Axkid Rekid, que cuentan con sistema autoajustable de arnés y reposacabezas, permite que la cabeza sobresalga ligeramente, hasta la altura de los ojos, mientras que otras sillas recomiendan su uso únicamente mientras la cabeza no sobresalga del borde superior del respaldo.

Si los hombros sobrepasan la posición máxima del arnés, cuando este se tense para ejercer su función retentiva empujará además los hombros hacia abajo, lo que podría ejercer una compresión negativa sobre la columna vertebral y una presión directa sobre la cintura escapular. La posición más segura para regular el arnés es a ras del hombro, de forma perpendicular al respaldo de la silla.

Por todo ello, si queremos elegir una silla que nos permita el máximo tiempo posible a contramarcha, tendremos que fijarnos en que tenga tanto un respaldo como una posición superior de salida del arnés lo más altos posible, o un respaldo alto y un sistema de arnés y reposacabezas autoajustable que nos garantice la máxima seguridad en todas las etapas del crecimiento de nuestro hijo.

3. Espacio para las piernas

Una de las razones más comunes por las que los padres cambian a sus hijos a favor de la marcha es un espacio insuficiente para las piernas que provoque que el niño vaya incómodo. El espacio para las piernas que necesita un niño no es igual con un año que con cuatro por lo que, si queremos una silla que nos permita el máximo tiempo posible a contramarcha, es importante que nos fijemos en que ofrezca un espacio amplio para las piernas e incluso que nos permita ajustar la instalación conforme crezca el niño para separar la silla del asiento del coche y ampliar de esta forma el espacio del que dispone el niño para colocar sus piernas con comodidad.

El reclinado de la silla también influye en el espacio para las piernas. Conforme tu hijo vaya creciendo es recomendable ir reduciendo el ángulo de reclinado. De esta forma, además de viajar más seguro también lo hará más cómodo ya que, al colocar la silla más vertical, el espacio entre el borde inferior de la misma y el respaldo del asiento del coche aumentará y dispondrá de un espacio mayor para las piernas.

Elegir la silla más adecuada en tu caso particular implica fijarse en muchos factores. Si tienes en cuenta el peso máximo, la altura del respaldo y el espacio para las piernas podrás, además, elegir una silla que te permita mantener a tu hijo a contramarcha y, por tanto, seguro el máximo tiempo posible.

 

 

 

Somos una empresa sueca comprometidos con la seguridad infantil en la carretera. Nuestra solución es viajar mirando hacia atrás, a contramarcha, el mayor tiempo posible. Creemos que la seguridad, el confort y la educación deben estar interrelacionados. Unas mejores normas de seguridad y un mayor conocimiento sobre el tema, salvan vidas.