5 consejos para el uso correcto de tu silla a contramarcha

1. No uses una silla de coche que se haya visto envuelta en un accidente de tráfico

En caso de accidente se recomienda siempre sustituir la silla de seguridad por una nueva. No solo ante accidentes graves o a alta velocidad. Incluso un accidente leve puede provocar daños estructurales que afecten a la seguridad de la silla.

Aunque la silla parezca intacta y no detectemos nada a simple vista, puede haber sufrido daños internos que hagan que, en caso de accidente, no responda bien o incluso se rompa, poniendo seriamente en peligro la seguridad de tu hijo.

Por esa razón los expertos recomiendan que, tras un choque a más de 15 km/h o que haga saltar los airbags, la silla se sustituya por una nueva. Ante un impacto menor en el que no tengas claro si debes sustituirla, ponte siempre en contacto con el fabricante para confirmar que puedes seguir usando la silla de tu hijo con seguridad.

2. No uses sillas de coche de segunda mano

Con la llegada de un niño, los padres tienen que hacer frente a innumerables gastos, por lo que no sorprende que reutilizar o comprar de segunda mano esté a la orden del día. Sin embargo, la silla de coche es uno de los productos que nunca deberías comprar de segunda mano o reutilizar si no conoces su procedencia.

En primer lugar, si compramos de segunda mano es imposible saber si la silla se ha visto envuelta en un accidente de tráfico, y como decíamos en el punto anterior, hasta el más mínimo choque puede modificar y dañar la estructura de la silla.

En segundo lugar, nos arriesgamos a que la silla a contramarcha esté incompleta. Por ejemplo, la ausencia del manual de instrucciones se traduce en muchas ocasiones en una instalación incorrecta de la silla en el coche.

También puede suceder que falte la etiqueta de identificativa del modelo, homologación y caducidad o que éstas no sean legibles. Esto es muy importante ya que ¡las sillas también caducan! El material con el que se fabrican las sillas se degrada, y por tanto, dejan de ser seguras.

Las sillas de Axkid tienen una vida útil de 10 años. Como regla general, recomendamos restar 2 años, aproximadamente el tiempo que puede haber estado almacenada en una tienda, y contar con una vida útil de 8 años. En las sillas de Axkid puedes encontrar dos relojes en la parte inferior que te indican el año, mes y día en que se fabricó.

Además, el arnés también se desgasta. El roce prolongado del mismo con cremalleras o botones metálicos conlleva deslizamientos entre los elementos de ajuste que, a la larga, pueden traducirse en una retención defectuosa ante un impacto o frenazo brusco.

Por eso, Axkid recomienda siempre comprar sillas nuevas en tienda especializada, donde podamos tener garantía de que están en perfecto estado y recibir asesoramiento de un experto para su instalación.

La silla de la imagen fue fabricada en día 5 de Julio de 2017.

 

3. No sentar a tu hijo en una silla con ropa gruesa.

Sentar a los más pequeños en la silla con el abrigo puesto o incluso con ropa muy gruesa de invierno puede afectar a su seguridad.

Aunque nos parezca que hemos ajustado correctamente el arnés, las prendas muy voluminosas crean una “cámara de aire” que se desinfla en el momento del impacto, cuando el arnés debe ejercer su función de retención.

Al impedir una correcta retención, las posibilidades de que salga despedido del asiento ante una colisión o frenazo brusco aumentan.

Para que el arnés esté en todo momento lo más próximo al cuerpo del niño, en Axkid te aconsejamos quitarle al niño el abrigo o aquellas prendas de invierno mullidas y abultadas antes de colocarlo en la silla y, en caso de que tenga frío,  cubrirle con una manta o con el abrigo por encima una vez esté bien ajustado el arnés. Además, si tu hijo se marea en el  coche, es bueno que no lleve chaqueta y viaje fresco.

 

4. No instalar la silla del coche apoyándose en el asiento delantero.

La mayor fuente de riesgos con las sillas de coche está en la colocación del dispositivo, por lo que es muy importante que la instalación se realice correctamente para no afectar a la seguridad de la silla ni comprometer su función protectora en caso de accidente.

Antes de comenzar la instalación de la silla en el asiento trasero del coche debemos reclinar totalmente el asiento delantero, de forma que la silla no esté en contacto con él mientras la instalamos y ajustamos.

Una vez que la silla está instalada correctamente, se puede volver a colocar el asiento delantero en el lugar preciso, y no existe ningún riesgo si éste toca con la silla.

 

5. No sustituir partes de la silla con productos que no sean Axkid.

Si tienes que cambiar alguna parte de tu silla Axkid, asegúrate de usar únicamente productos originales de Axkid. Con otros productos la silla de seguridad puede verse afectada y ocasionar al niño lesiones graves e incluso la muerte en caso de accidente.

Incluso en el caso de las fundas, un mal ajuste o un exceso de tela en las ranuras por dónde se pasa el cinturón o el arnés pueden afectar al funcionamiento de estos. Para mantener la máxima seguridad usa fundas diseñadas específicamente para la silla.

Las fundas para las sillas de Axkid se han probado en condiciones más exigentes que las pruebas de homologación estándar en inflamabilidad y toxicidad y garantizan un ajuste perfecto.

 

 

 

Somos una empresa sueca comprometidos con la seguridad infantil en la carretera. Nuestra solución es viajar mirando hacia atrás, a contramarcha, el mayor tiempo posible. Creemos que la seguridad, el confort y la educación deben estar interrelacionados. Unas mejores normas de seguridad y un mayor conocimiento sobre el tema, salvan vidas.