¿A qué altura debe regular los arneses de las sillas a contramarcha?

Es posible que hayas oído instrucciones contradictorias sobre cómo deben ir los arneses de la silla de coche de tu hijo. Por encima, por debajo, a ras del hombro… ¿Cuál es la forma correcta de regularlos para que tu hijo viaje seguro a contramarcha? En Axkid te explicamos a qué altura debes llevarlos y por qué.

Para comprender la altura a la que deberían ir los arneses para viajar de forma segura debemos tener en cuenta qué movimiento realiza el cuerpo ante la inercia de un impacto. De esta forma podremos comprender cuál es la función del arnés y a qué riesgos nos exponemos si está mal regulado.

¿Qué función realiza el arnés en un accidente?

En un accidente, el arnés está diseñado para retener al niño dentro del asiento y mantenerlo fijado contra el respaldo, de forma que las fuerzas de inercia del impacto puedan distribuirse sobre una superficie más amplia.

Aunque a contramarcha es la silla la que absorbe la energía del impacto, envolviendo y protegiendo el torso e impidiendo su movimiento hacia la parte delantera del vehículo (como ocurriría ante el mismo impacto a favor de la marcha, en el que el torso saldría despedido hacia delante siendo retenido por el arnés en contra de una fuerza elevada), la función del arnés continúa siendo muy importante ya que impide que el niño se deslice hacia arriba a causa de la reclinación de la silla.

Por tanto, la forma en que lo ajustemos influirá directamente en la seguridad de la silla en caso de accidente.

Además de tensar correctamente las correas del arnés al sentar y abrochar al niño en la silla, es fundamental que nos aseguremos de que el arnés esté a la altura correcta en relación a los hombros del niño: a ras del hombro y en línea recta, de forma que quede perpendicular a la parte posterior del hombro. Ni por debajo o por encima de esa altura si queremos que la silla ofrezca la máxima seguridad posible.

 

¿A qué riesgos nos exponemos si está mal regulado?

En caso de que el arnés salga por encima de los hombros, su función de retención puede verse reducida. Al no poder impedir totalmente su deslizamiento, el niño se moverá más que la silla y las fuerzas que actúan sobre su cuello aumentarán, impidiendo que la silla lo proteja adecuadamente.

Si la distancia que hemos dejado al regular la altura es muy amplia, podría llegar a ocurrir que el cuerpo saliera despedido al escurrirse los hombros a través del espacio entre ambas bandas del arnés.

Si, por el contrario, el arnés sale por debajo del hombro, al tensarse y ejercer su función retentiva empujará además los hombros hacia abajo. Esto ejercerá una compresión negativa sobre la columna vertebral del niño y una presión directa sobre la cintura escapular (el conjunto de articulaciones que conforman las distintas uniones entre húmero, clavícula, esternón, escápula y caja torácica) que podría resultar lesiva.

Aunque esta presión es menor viajando a contramarcha al absorber la silla la mayor parte de la energía del impacto, no hay en la actualidad ningún test que mida esto y nos ofrezca una garantía total, por lo que en Axkid recomendamos que el arnés salga siempre a la altura del hombro.

 

Axkid-harnes-rightposition

 

Por ello, a la hora de escoger la silla de tu hijo no te fijes solamente en la altura del cabezal ya que, aunque este permita varias posiciones y una altura elevada, no servirá de nada si la altura máxima del arnés no está en consonancia o si no permite niveles de ajuste adecuados a la altura del niño en todo su período estimado de uso.

¿Cómo conseguir un ajuste seguro?

En Axkid, esta es una cuestión que siempre nos ha parecido fundamental. Por ello, buscando garantizar la máxima seguridad en todo momento, contamos con un sistema autoajustable único en el mercado, diseñado para que sea la silla la que se adapte al niño y no al contrario.

Con este sistema, que ajusta de forma sincronizada cabezal y arnés, éste se sitúa siempre a ras de los hombros sea cual sea la altura del niño, asegurando que el asiento y el arnés funcionen según lo previsto en caso de impacto y que el niño esté lo más seguro posible.

Consejo de seguridad: En Axkid te recomendamos viajar de espaldas el máximo tiempo posible (nuestras sillas permiten un uso a contramarcha hasta los seis años aproximadamente) y, después, pasar a favor de la marcha a una silla con cinturón de tres puntos en vez de arnés, para minimizar la tracción cervical que se produce tras un impacto viajando en el sentido de la marcha. Viajar a favor de la marcha con arnés supone un alto riesgo de lesiones cervicales graves en caso de accidente, aun cuando el arnés esté bien ajustado a ras de los hombros.

 

 

 

Somos una empresa sueca comprometidos con la seguridad infantil en la carretera. Nuestra solución es viajar mirando hacia atrás, a contramarcha, el mayor tiempo posible. Creemos que la seguridad, el confort y la educación deben estar interrelacionados. Unas mejores normas de seguridad y un mayor conocimiento sobre el tema, salvan vidas.