¿Caben las piernas en una silla a contramarcha?

En Suecia, los niños viajan habitualmente a contramarcha hasta los 6 años de edad sin que la colocación de las piernas en la silla suponga ningún problema. Sin embargo, en España está muy extendida la idea de que, a contramarcha, los niños viajan incómodos porque no les caben las piernas. ¿Qué hay de cierto en este mito que provoca que muchos padres cambien a sus hijos a favor de la marcha mucho antes de lo recomendado? ¿Caben bien las piernas en una silla a contramarcha? ¿Es seguro? En Axkid te lo contamos.

Los estudios no dejan ninguna duda: viajar a contramarcha es cinco veces más seguro y reduce el riesgo de sufrir lesiones graves hasta en un 90%. Los expertos recomiendan que los niños viajen a contramarcha el máximo tiempo posible y mínimo hasta los 4 años. A pesar de estos datos, cuando los bebés comienzan a crecer y agotan el grupo 0, rondando el año, muchos padres temen que no tengan espacio suficiente para acomodar las piernas si siguen llevándolos a contramarcha.

Se trata de un temor muy común que surge habitualmente porque en los primeros meses los bebés viajan en un grupo 0 de tamaño reducido y con un reclinado muy amplio que hace que sus pies queden enfrentados al respaldo del asiento, lo que crea la falsa impresión de que, cuando el bebé continúe creciendo, el espacio para las piernas se agotará.

Esta creencia tan extendida, sin embargo, es errónea, ya que en una silla de grupo 1 o grupo 2 a contramarcha, tanto por el tamaño e instalación de la silla como por su menor reclinado, la posición que adopta el niño es distinta y las piernas tienen mucho más espacio.

Aunque los adultos estamos habituados a llevar las piernas más estiradas, para los niños es más incómodo llevar las piernas colgando sin tener una superficie sobre la que apoyar los pies que doblarlas. Los niños pequeños tienen la tendencia natural de flexionar las piernas, cruzarlas o apoyarlas en distintos puntos del asiento. Por eso, incluso aunque tenga espacio suficiente para poder estirarlas completamente, es muy probable que tu hijo prefiera llevar las piernas dobladas cuando viaje en el coche.

Por otro lado, pese a ser otro mito muy extendido, llevar a tu hijo en una silla a contramarcha a partir de los primeros meses no es peligroso para sus piernas en caso de accidente, aunque tenga menos espacio para acomodarlas que si se sentase a favor de la marcha.

En realidad, es mucho más probable que las piernas se rompan o sufran alguna contusión en un accidente a favor de la marcha ya que, al ser lanzadas violentamente hacia delante como el resto del cuerpo a causa de las fuerzas de inercia, es fácil que impacten contra el asiento delantero. A contramarcha, por el contrario, las piernas simplemente se flexionarían en dirección al cuerpo y volverían a estirarse hacia su posición previa, sin impactar contra ninguna superficie.

Viajar a contramarcha, por tanto, es cómodo y seguro para las piernas de tu hijo. Pero, además, hay algunos aspectos que puedes tener en cuenta para garantizar que cuente con el máximo espacio posible para acomodar sus piernas en cada etapa:

Al elegir la silla:

Por norma general, en una silla adecuada para la edad, el peso y la altura del niño, éste contará con espacio suficiente para viajar cómodamente. Por ello, al elegir tu silla a contramarcha, fíjate bien en su tamaño y compatibilidad con tu vehículo, el tipo de instalación que permite y si el peso máximo que admite la silla y la altura del respaldo son adecuados para tu hijo, tomando como referencia sus percentiles.

Ten en cuenta que las sillas diseñadas para ocupar un espacio reducido en el vehículo suelen anclarse al asiento mediante una instalación compacta que deja poco espacio para las piernas, especialmente en niños mayores. Elementos como el arco antivuelco pueden, en algunos modelos de silla, minimizar también el espacio disponible para que el niño acomode las piernas.

Apurar al máximo el grupo 0 también puede hacer que el bebé disponga de muy poco espacio, especialmente si sus piernas son largas. Si su edad, peso y desarrollo lo permiten, cambiar a un grupo superior puede ayudar a tu hijo a viajar de forma mucho más cómoda.

Al instalar la silla:

El espacio que necesita un niño para colocar con comodidad sus piernas no es igual con un año y medio que con cinco años por lo que muchos modelos, como la nueva Axkid Modukid, permiten reajustar la instalación conforme tu hijo crece para separar progresivamente la silla del respaldo del asiento y ampliar de esta forma el espacio disponible para las piernas.

De igual manera, el lugar en el que instales tu silla en el vehículo puede afectar al espacio para las piernas. Por ejemplo, si el conductor del coche es muy alto y necesita llevar muy atrás el asiento, colocar la silla en los asientos traseros central o izquierdo puede exigirte una instalación más compacta. En este caso, instalar la silla en el asiento trasero derecho, tras el asiento del copiloto, puede ayudarte a ganar algo de espacio.

Al ajustar el ángulo de reclinado:

Los bebés muy pequeños necesitan un reclinado muy amplio. Sin embargo, a medida que tu hijo vaya creciendo es recomendable ir restando reclinación a la silla, ya que el ángulo de reclinado que más seguridad ofrece es el mínimo que requiera cada etapa del desarrollo del niño, siempre que impida que la cabeza se le caiga hacia delante si se queda dormido.

Reducir el reclinado de la silla no sólo incrementa la seguridad, también influye en el espacio disponible para las piernas. Al fijar una posición más vertical, la distancia inicial entre el borde de la silla y el respaldo del asiento del coche aumenta, lo que permite que las piernas del niño quepan con más comodidad. Algo que te ayudará, sin duda, a mantener a tu hijo el máximo tiempo posible a contramarcha.

 

 

Somos una empresa sueca comprometidos con la seguridad infantil en la carretera. Nuestra solución es viajar mirando hacia atrás, a contramarcha, el mayor tiempo posible. Creemos que la seguridad, el confort y la educación deben estar interrelacionados. Unas mejores normas de seguridad y un mayor conocimiento sobre el tema, salvan vidas.