¿Cómo se fabrica una silla de coche a contramarcha?

Una silla de coche a contramarcha no es un simple asiento adaptado a tamaño infantil, sino un elemento de seguridad diseñado específicamente para proteger al niño en caso de accidente. Es por ello que, detrás de una silla segura, hay un largo proceso de investigación e ingeniería que suele llevar de dos a tres años. ¿Quieres saber qué pasos se siguen en el diseño y fabricación de una silla a contramarcha? Te lo contamos.

Lo explicaba Daniel Lundgren, Jefe de Seguridad y Regulaciones de Axkid, el pasado mes de octubre durante el Día de la Contramarcha: desarrollar una silla de coche lleva tiempo. Dependiendo de la complejidad del producto puede variar pero normalmente el proceso completo requiere entre dos y tres años de trabajo. ¿Por qué tanto tiempo? ¿Qué pasos se siguen a la hora de diseñar y fabricar una silla a contramarcha?

FASE 1: IDEA INICIAL

Es el punto de partida y origen de toda silla: una idea básica que responde a un problema real con la intención de solucionarlo.

Esta idea puede enfocarse tanto en el desarrollo de una nueva silla como en un cambio o actualización de una silla existente.

FASE 2: ESTUDIO PREVIO

La segunda fase en el desarrollo de una silla a contramarcha lleva aproximadamente seis meses y es quizá la parte más interesante del proceso. Su objetivo es tomar la idea básica para ver si es posible materializarla y cómo hacerlo.

En esta fase se intenta resolver el problema principal antes de empezar con la ingeniería que hay detrás. Para ello se diseñan muchas maquetas y se realizan muchos estudios de facilidad de uso, invitando a padres y niños reales para hacer pruebas en coches reales. La comodidad para los niños y la facilidad de uso para los padres es el foco principal en esta etapa.

En Axkid siempre intentamos pensar creativamente, centrándonos en el niño y probando cuál es la mejor posición, cómo se sentaría más cómodamente, cómo podemos hacerlo más fácil para los padres, mejorar la instalación de la silla, mejorar la sujeción del niño en ella o aumentar el espacio para las piernas. Cuál es, en definitiva, la mejor manera posible de diseñar la silla.

Tras encontrar la mejor solución, llega el momento de realizar los bocetos básicos para ello, mirando todas las características de la silla y diseñando su geometría y funciones, con los diferentes ajustes de cada elemento.

Y, también, es necesario hacerse una pregunta: ¿es posible hacerlo en la vida real? Aunque hoy día sea posible fabricarlo todo,  ¿puede hacerse de una forma asequible y práctica? Si la respuesta es sí, ya se puede avanzar a la siguiente fase.

FASE 3: INGENIERÍA

Tras el estudio previo llega el momento de empezar con la parte de ingeniería que hay tras el diseño y encontrar una estructura que funcione en todas las situaciones posibles.

En esta fase se realizan muchas pruebas de impacto virtuales que permiten analizar cómo funciona la silla en un accidente real. Antes de realizar el primer prototipo físico, en Axkid realizamos habitualmente 400 o 500 pruebas de impacto digitales en ordenador contemplando todos los escenarios posibles: no solo todos los tipos de impactos, ángulos, velocidades y posiciones sino también todos los tipos de coches.

Una vez realizados todos estos cálculos y pruebas de impacto previas, se fabrica la primera maqueta física, con la que se realizan estudios de viabilidad en coches reales.

FASE 4: PRUEBAS FÍSICAS

Esta fase es determinante pues en ella se empiezan a realizar pruebas de impacto reales sobre la maqueta física.

Algo que generalmente lleva a trabajar de nuevo sobre la ingeniería, haciendo algunos cambios de diseño y volviendo a testar tras cada uno de ellos en todos los escenarios de impacto posibles hasta fabricar el producto final.

FASE 5: FABRICACIÓN Y HOMOLOGACIÓN

Esta es la fase de industrialización final, una vez desarrollado un producto en el que creemos y con cuyo diseño, características y funciones estamos satisfechos.

Tras ser fabricados, los primeros lotes de producción son testados y examinados en numerosas pruebas de homologación y certificación. Las sillas Axkid se testan en más de 60 pruebas de impacto físicas en diferentes laboratorios realizando, además de las regulaciones obligatorias, otras pruebas propias con estándares muy altos. Como, por ejemplo, el Plus Test, la prueba más dura que existe en la actualidad que sólo superan las sillas a contramarcha.

FASE 6: LANZAMIENTO

Una vez aprobada, certificada, homologada y testada bajo los estándares más exigentes, la nueva silla se lanza al mercado para que todas las familias puedan adquirirla.

Desarrollar una silla segura es un proceso que vivimos con pasión ya que en Axkid creemos que una sola lesión infantil en el coche es demasiado y, como empresa, existimos para hacer que viajar con niños sea seguro. Todo esto engloba la filosofía de nuestra empresa: juntos construimos el futuro y fabricamos productos para poder construir el futuro.

Un futuro con una visión: cero muertes en la carretera para 2035 en el mercado europeo. Esta es la visión de Axkid.

 

 

Somos una empresa sueca comprometidos con la seguridad infantil en la carretera. Nuestra solución es viajar mirando hacia atrás, a contramarcha, el mayor tiempo posible. Creemos que la seguridad, el confort y la educación deben estar interrelacionados. Unas mejores normas de seguridad y un mayor conocimiento sobre el tema, salvan vidas.