Consejos para entretener a tu hijo en el coche mientras viaja en su silla a contramarcha.

Llega la hora y por un motivo u otro, nos disponemos a realizar un trayecto en coche más largo de lo habitual. Y siempre, nos surge una pregunta ¿qué hacemos para entretener a los niños durante el viaje? ¿se aburriran viajando a contramarcha? En muchas ocasiones, optamos por viajar durante la noche o en horas de poca luz aprovechando así, que los niños duermen. Aunque, no siempre es posible viajar de noche o conseguir que se duerman, ya que a partir de los dos o tres años, los niños se encuentran en una fase de desarrollo motor más avanzada y sienten la necesidad de estar en continuo movimiento para obtener el mayor número posible de experiencias motrices que ansían descubrir. A continuación, os mostraremos una serie de pautas a tener en cuenta antes de iniciar vuestro viaje:

 

Axkid-bilbarntol-2018
 

Planifica el viaje CON ANTELACIÓN

Planificar y organizar vuestro viaje antes de subir al coche, debeis pensar qué vais a hacer con los niños durante el viaje y qué juguetes os serán útiles para ello, y dónde y cada cuánto tiempo realizareis paradas para descansar.

Antes de iniciar el trayecto, es muy importante, que verifiquéis el correcto uso de tu silla a contramarcha, para ello podéis seguir estas recomendaciones que Axkid te aconseja tener muy en cuenta:

– Verificar que vuestra silla a contramarcha está instalada correctamente. Si dudáis de algo lo mejor es que os paséis por una tienda especializada para que os ayuden a instalarla.

– Asegurar de que el pequeño está sentado de forma adecuada. Vestir a los niños con demasiada ropa aumenta las probabilidades de disminuir la seguridad que les aporta la silla a contramarcha. El cinturón debe estar en todo momento lo más próximo al cuerpo del niño.

– Recordar colocar de forma correcta el equipaje y todos los objetos que llevéis dentro del coche. No debéis llevar equipaje u otros objetos sueltos en los asientos traseros junto a la silla del bebé. Todos los objetos sueltos en caso de colisión se convierten en auténticos proyectiles. Por lo tanto, los juguetes o materiales pesados pueden llegar a ser muy peligrosos. Utiliza materiales y juegos livianos para entretener a tus niños durante el viaje.

– Intentar viajar un adulto detrás con el niño, aunque entendemos que esto no siempre es posible, pero si vais a hacer un viaje largo, uno puede conducir y el otro viajar atrás con el niño, si el niño tiene hermanos mayores o menores, entonces será mucho más fácil que se entretengan juntos.

Si ya lo tienes todo preparado, toca ponerse en marcha.

 


 

Juegos y recursos didácticos para entretener a TU hijo en el coche

Si tenéis niños un poco más mayores, podéis organizar juegos con ellos de antemano, pero si vuestro hijo tiene menos de tres años, tendréis que pensarlo vosotros. Por ello, os proponemos algunos juegos que os podrán ayudar a pasar un viaje divertido en familia.

MÚSICA

La música es siempre una apuesta segura. Podéis empezar por las favoritas de tu hijo o por las que canta en su guardería o colegio y tendréis un rato de entretenimiento asegurado. También, podéis aprovechar para enseñarle y cantar con él las canciones de siempre: palmas palmitas, en el coche de papá,… Toca hacer memoria que seguro recordáis y sabéis muchas más de las que os esperáis.

Una variante y la vez un recurso para amenizar las canciones es acompañarlas de gestos y movimientos repetitivos. Eso hará que disfrute mucho más.

MARIONETAS DE MANO

Tanto a los bebés como a los niños de uno a tres años les encantan los muñecos, peluches,… pero muchos de ellos no conocen las marionetas. En vez de comprar un juguete nuevo podéis crearlo vosotros mismos construyendo vuestras propias marionetas de mano. Podéis hacer marionetas de mano de cartulina (tienen poca durabilidad debido a la fragilidad del material), croché o lana y también de fieltro, un material muy práctico y fácil de manipular. Además, es una actividad que podéis hacer en familia. Encontraréis multitud de recursos alojados en internet sobre cómo construir vuestra propia marioneta de mano o de dedos.

 


 

MINDFULNESS

En los últimos años, el Mindfulness ha llegado a las escuelas y se lleva a cabo como práctica habitual de clase con niños a partir de los 1-2 años. Se trata de una técnica que puede convertirse en un gran recurso para nuestros viajes, ya que conseguiremos tranquilizar a los más inquietos o simplemente, conseguir que se relajen llegando incluso a alcanzar el sueño, ya que regula sus emociones haciendo que estén más calmados. A continuación, te proponemos una actividad de Mindfulness para niños: LA RANITA.

Cuenta la historia de una ranita (u otro animal que le guste) que era muy tranquila, tranquila, tranquila. ¿Qué hacen las ranitas? Saltar, saltar, saltar, pero ella consiguió estar tranquila y relajada. ¿Cómo lo consiguió? (Aquí empezamos con la técnica). Explícale que él o ella ahora es una ranita y que a pesar de poder moverse mucho o saltar, también es capaz de estar tranquilo. Respirar con mucha calma (realizar con ellos aspiraciones y espiraciones profundas, que sientan la respiración y se centren en ella). ¿Ves cómo se infla la barriguita? Ahora se deshincha cuando soltamos el aire (realízalo en varias ocasiones, hasta conseguir que aprenda el gesto con los ojos cerrados). “Vamos a respirar como la ranita, así, la ranita no se cansa. Durante un rato vamos a estar quietos como la ranita, notando como la barriguita se hincha y deshincha una y otra vez”.

VISUALIZACIÓN

En relación con la anterior actividad, la Visualización es una técnica de relajación de fácil aplicabilidad y mucha efectividad. Con ella, conseguiréis que tu hijo pueda llegar a quedarse dormido. Simplemente, pon música relajante de fondo, que debes llevar preparada con antelación y pídele que cierre los ojos. Comienza a contarle una historia basada en algo que sepas que le guste pero que se trate de una actividad o hecho de carácter relajado y calmante y adecuado a su edad (debe poder imaginar, visualizar). Seguramente consigas que se duerma. Si es posible, puedes acompañar esta técnica con pequeños masajes. Un ejemplo sería el siguiente: “Estas muy cansado/a, y quieres cerrar los ojos, pero como siempre, antes de ir a la cama debemos tomar un baño. Voy a quitarte la ropita poco a poco, empezamos por la camiseta, ¿vale? (debemos masajear tronco, brazos y cabeza), ahora toca la parte de abajo (y pasamos a masajear las piernas o los pies). Ahora, vamos a entrar en la bañera, ¿notas cómo ya estás tocando el agua? (masajeamos en forma ascendente, de pies a cabeza). El agua está muy calentita, ahora toca relajarse y notar como el agua llega a todas partes del cuerpo (comienzas a masajear suavemente todo su cuerpo)”.

 

 

JUEGOS DE SIEMPRE

“¿CÓMO SE LLAMA?”: En este juego, tendréis que estar al lado del pequeño. El objetivo es que comience a reconocer imágenes e identificar los nombres de las cosas. Previamente, necesitareis haber impreso fichas con imágenes de animales, números, figuras, etc. Irás mostrándoles las fichas y pronunciando lenta y claramente el nombre de la imagen. Seguid siempre la misma secuencia, es decir, preséntale las fichas en el mismo orden varias veces y luego, pídele que las identifiquen. Variante: colocar todas las fichas o imágenes delante, preguntar dónde se encuentra el objeto, animal o figura y el niño deberá identificarlas señalándolas con el dedo.

“¿CÓMO HACE…?”: Debéis ser partícipe del juego. Consiste en imitar o representar un animal. Podéis acompañar la dramatización con imágenes. Variante: imitar el sonido de un animal u objeto.

“LAS PARTES DEL CUERPO”: Consiste en reconocer las partes del cuerpo mediante palabras. ¿Dónde está la nariz? ¿Y las orejas?… Primero, lo haremos a la par de ellos, para que visualicen e identifiquen cara parte del cuerpo. Luego, les haremos las preguntas y deberán identificar las partes del cuerpo solos. Variante: Reconocer las partes del cuerpo de otra persona. ¿Dónde está mi cabeza? Deberán tocaros a vosotros.

OTROS CLÁSICOS: “veo veo”, “contar coches”, etc.

 

Os deseamos a todo un feliz y seguro viaje en familia y recordar que da igual en qué sentido de la marcha viaje el niño para aburrirse más o menos, si en nuestra familia pensamos que la contramarcha es la única opción válida y los niños nos escuchan firmes y convencidos de ello, la experiencia del viaje será mucho más placentera para todos, y tanto niños como padres harán todo lo posible para disfrutar al máximo de ella.

 
 

 

 

Somos una empresa sueca comprometidos con la seguridad infantil en la carretera. Nuestra solución es viajar mirando hacia atrás, a contramarcha, el mayor tiempo posible. Creemos que la seguridad, el confort y la educación deben estar interrelacionados. Unas mejores normas de seguridad y un mayor conocimiento sobre el tema, salvan vidas.