Normativa i-Size: ¿qué es?

Actualmente conviven en España dos normativas que regulan los sistemas de retención infantil: la normativa ECE R44/04, en vigor desde 1982, y la ECE R129, más conocida como i-Size, que lleva implantándose por fases desde el año 2013. Aunque cada vez hay más sistemas de retención homologados bajo la nueva i-Size, muchos padres continúan teniendo dudas sobre ella. ¿Qué cambios aporta en el campo de la seguridad infantil? ¿En qué me afecta como padre a la hora de comprar una silla de coche para mi hijo? ¿Debo deshacerme de mi silla actual si no es i-Size? En Axkid te lo contamos.

Durante más de 30 años, la normativa ECE R44 se ha mantenido vigente como única norma de homologación para los sistemas de retención infantil, sufriendo sucesivas modificaciones y mejoras desde la versión inicial (R44/00) hasta la más actual (R44/04).  Sin embargo, desde 2013 se ha ido implantando por fases una nueva normativa que busca simplificar tanto la selección como el uso de las sillas de coche y aporta una serie de novedades en sus criterios de homologación: la normativa i-Size, una regulación con la que todos los padres deberán familiarizarse ya que, de forma progresiva, sustituirá a la R44/04.

¿Qué cambios aporta la normativa i-Size?

Clasificación más simple

Uno de los objetivos de la normativa i-Size es simplificar el proceso de selección de una silla adecuada. En la ECE R44 los sistemas de retención infantil se clasifican por grupos en función exclusivamente del peso, algo que provoca que haya un alto número de combinaciones multigrupo y que muchos padres cambien de grupo antes de lo recomendado si el niño alcanza el peso mínimo necesario aunque por su edad y desarrollo no deba pasar aún al siguiente grupo.

En la normativa i-Size las sillas se clasifican por tramos de altura y peso. De esta forma, es posible adaptarse mejor a la fisionomía del niño en la selección y el cambio de sillas y se reduce la variedad de combinaciones al valorar distintas opciones.

Universalidad

Además de simplificar la clasificación, la normativa i-Size busca facilitar también la instalación y compatibilidad con los vehículos.

Todas las sillas i-Size se instalan exclusivamente con sistema ISOFIX para minimizar el riesgo de una instalación incorrecta. Por otra parte, como la normativa i-Size afecta también a los vehículos, los fabricantes de coches deberán adecuarlos para que la compatibilidad con las sillas i-Size sea universal.

Por el momento, para poder usar una silla de coche homologada bajo la normativa i-Size deberás comprobar la lista de vehículos en los que se puede instalar con seguridad, tanto por disponer de anclajes ISOFIX como por contar con el espacio necesario para su instalación.

Aumento del período obligatorio a contramarcha

Otro cambio que aporta la normativa i-Size en relación a la seguridad infantil es el aumento del período obligatorio a contramarcha hasta los 15 meses de edad, a diferencia de la R44/04, que marca su obligatoriedad hasta los 9 kg, un peso que muchos bebés alcanzan en sus primeros meses de vida.

Sin embargo, aunque la normativa contempla un mínimo obligatorio, lo más recomendable es llevar a los niños a contramarcha el máximo tiempo posible. Viajar a contramarcha reduce en un 90% las lesiones al eliminar la tracción sobre la cabeza, que en los primeros años de vida tiene un peso muy elevado en proporción con el resto del cuerpo y ejerce una fuerza excesiva sobre el cuello en un accidente.

Por eso, en Axkid te recomendamos que lleves a tu hijo a contramarcha el mayor tiempo posible, hasta los 25 kg de peso y, preferiblemente, hasta los 6 años de edad.

Pruebas de choque más completas que incluyen el impacto lateral

Los impactos laterales suponen aproximadamente el 25% de los accidentes de tráfico. Por ello, en las pruebas de homologación i-Size se realiza por primera vez una prueba de choque obligatoria que registra la respuesta del sistema de retención infantil ante un impacto lateral, mejorando la seguridad en este tipo de impacto.

También se incluyen otras mejoras tecnológicas en las pruebas de choque, como la utilización de dummies o maniquíes de tipo “Q”, con sensores más completos y registros de lesiones más avanzados que los utilizados hasta la fecha en la homologación ECE R44/04, los llamados dummies “P”.

¿Debo cambiar mi silla actual si no es i-Size?

Por el momento ambas normativas conviven sin problemas y es posible utilizar sistemas de retención infantil homologados bajo cualquiera de ellas. Aunque progresivamente los fabricantes deberán adecuar sus sillas a la nueva homologación i-Size, no hay ningún inconveniente en que continúes utilizando una silla homologada bajo la normativa R44/04, siempre que no esté caducada y no se haya visto envuelta en ningún accidente.

Una silla que ha sobrepasado el límite de tiempo máximo recomendado por el fabricante podría haber sufrido un deterioro en sus materiales que afectase a su correcto funcionamiento en caso de accidente y que, en consecuencia, comprometiese la seguridad de tu hijo. De igual manera, una silla que se haya visto involucrada en un accidente puede tener daños internos no apreciables a simple vista que pueden hacer que, en un nuevo accidente, la silla no ofrezca una correcta protección al niño.

Sea cual sea la homologación bajo la que se haya aprobado tu silla, asegúrate siempre de que ofrece la máxima seguridad para tu hijo.

 

Somos una empresa sueca comprometidos con la seguridad infantil en la carretera. Nuestra solución es viajar mirando hacia atrás, a contramarcha, el mayor tiempo posible. Creemos que la seguridad, el confort y la educación deben estar interrelacionados. Unas mejores normas de seguridad y un mayor conocimiento sobre el tema, salvan vidas.