Por qué nunca deberías comprar una silla de coche de segunda mano

Es absolutamente imperativo que los niños viajen de manera segura en el coche, nuestra recomendación es a contramarcha el máximo tiempo posible, por lo tanto, es muy importante considerar cuidadosamente todas las opciones al comprar una silla de coche. La conciencia ecológica y la sostenibilidad, la economía colaborativa y la compra de artículos de segunda mano son, por supuesto, positivas y necesarias en el mundo de hoy. Solo tenemos un planeta y tenemos que cuidarlo. Pero en Axkid sentimos que hay demasiadas incertidumbres a la hora de comprar una silla de coche a través del mercado de segunda mano. Aquí te detallamos las cuatro razones más importantes por las que nunca deberías comprar una silla de coche de segunda mano.

 

1. Vida útil de la silla

Una silla de seguridad para niños tiene una vida útil aproximada de diez años. Sin embargo, Axkid recomienda usar la silla de coche un máximo de ocho años a partir de la fecha de compra ya que la silla puede almacenarse en una tienda hasta dos años antes de su venta, lo cual es algo que debemos tener en cuenta respecto a su vida útil como un factor de seguridad adicional.

Cuando compras una silla de coche de segunda mano no sabes exactamente cuándo se vendió por primera vez o durante cuánto tiempo se ha usado.

La razón por la que las sillas de coche tienen un tiempo máximo de vida útil recomendado es que, con el tiempo, los materiales sufren desgaste. Por eso recomendamos desechar la silla de coche después de ocho años.

 

2. Los tests y la seguridad evolucionan

El desarrollo avanza continuamente y cada vez se establecen requisitos más estrictos en las nuevas sillas de seguridad para niños. El estándar con el que se testó y aprobó una silla de coche en 2008 es muy diferente en 2018.

Las sillas de coche de hoy se fabrican de acuerdo a requisitos muy estrictos y son de una calidad excepcionalmente alta. Una silla de coche producida hoy, a diferencia de una de segunda mano, ha sido sometida a pruebas similares a las que experimenta un automóvil de nueva producción.

Si compras una silla de coche nueva puedes estar tranquilo sabiendo que cumple con los estrictos requisitos vigentes en la actualidad.

 

3. La historia de la silla de coche es desconocida

Las sillas de coche que han estado involucradas en accidentes o son demasiado viejas pueden ocultar defectos que no se pueden ver a simple vista. Rara vez se conoce al vendedor cuando se compra de segunda mano. Esto hace que sea imposible garantizar el estado real o el historial de la silla de coche, lo que reduce drásticamente el nivel de seguridad.

Si una silla ha estado involucrada en un accidente debe desecharse de inmediato, sin importar que su aspecto exterior parezca ser bueno. Una silla nueva, sin embargo, siempre ofrece una garantía.

 

4. Repuestos imposibles de obtener

Como todo lo demás, las sillas de coche para niños y la seguridad evolucionan constantemente. Es posible que las sillas más antiguas hayan sido descatalogadas, lo que significa que si algo se rompe no es posible obtener piezas de repuesto. Por otro lado, si el manual del usuario ha desaparecido puede ser difícil instalar correctamente la silla en el vehículo, algo que compromete seriamente su función protectora.

La seguridad debe ser lo primero, en todos los sentidos. Comprando una silla de coche nueva y evitando las de segunda mano, no tendrás que preocuparte por ninguno de estos problemas.

 

Fuentes: NTF, ReSeat, Trafikskyddet, Bonti.se

Foto: @mujfialovysvet

 

 

Somos una empresa sueca comprometidos con la seguridad infantil en la carretera. Nuestra solución es viajar mirando hacia atrás, a contramarcha, el mayor tiempo posible. Creemos que la seguridad, el confort y la educación deben estar interrelacionados. Unas mejores normas de seguridad y un mayor conocimiento sobre el tema, salvan vidas.